sábado, 26 de marzo de 2011

CAMBALACHE, UNA PROBLEMÁTICA ARCHICONOCIDA

La intensa humareda en la que está sumida la ciudad es causada por la quema indiscriminada en el vertedero de basura de Cambalache, que según estudios desde el año 2000 debería estar cerrado por haber llegado al colapso total.

Para las autoridades gubernamentales del estado, este es un viejo problema muy conocido, “este es un problema archiconocido y ya hemos perdido la cuenta de cuantas comisiones se han nombrado para resolverlo” señaló Santos Carrasco Tecnólogo en ciencias ambientales de la Universidad de Springfield de los Estados Unidos, magíster en ciencias ambientales en Holanda, ex coordinador de la Vicepresidencia de Ambiente de la CVG y ex director del Servicio Autónomo de Ciencia y Tecnología del Ministerio del Ambiente en Guayana.

Hablar de la clausura del “botadero de basura” es imposible sin que se tenga construido primero un relleno sanitario que cumpla con las características técnicas para ello. Realizar un relleno sanitario con estas condiciones técnicas puede ser realizado por cualquier ciudad que se precie. La construcción y el funcionamiento del relleno sanitario debe ser llevada a cabo por una empresa que tenga experiencia en el tema y que responda a criterios técnicos, donde la política y el carácter social sean temas para tomar en cuenta mas no esenciales. De la misma manera para garantizar un buen desempeño de este relleno sanitario se debe contar con un sistema eficaz de clasificación y recuperación de materiales que pudieran ser reutilizados, y no como es en la actualidad donde decenas de personas hurgan directamente entre la basura para beneficiarse de los desechos para venderla como chatarra, exponiendo su salud y la de su familia.

La quema indiscriminada de desechos presente en Cambalache se realiza para disminuir el volumen de basura, cuando no se tienen la maquinaria necesaria para hacer un manejo efectivo de un vertedero de desechos como se plantea en las normas venezolanas e internacionales, se opta por incendiar como método más sencillo.

Los llamados de alerta de la comunidad, políticos y expertos en materia ambiental no han servido de mucho para erradicar la quema de desechos sólidos en el vertedero municipal de Cambalache. A pesar que la población se ha visto afectada, y por las mañanas la espesa bruma imposibilita ver el paisaje de Guayana las autoridades competentes no han podido dar la cara y proponer una solución viable.

Además del verdadero problema ambiental que presenta el vertedero de Cambalache, existe la problemática social ya que al menos 400 personas viven de los desechos en condiciones inadecuadas donde son muy propensos a sufrir de enfermedades, esto es una violación a los derechos humanos, por no tener otra alternativa económica con la cual subsistir.

La delincuencia también azota a la basura, ya que la quema de caucho para la extracción de alambre en las adyacencias del vertedero de basura no se han podido controlar, la seguridad ha disminuida bastante ya que la cerca que limitaba el perímetro ha sido desvalijada y actualmente es casi imposible controlar el acceso de personas al vertedero

La Fundación Alejandro Humboldt integrada por 60 especialistas, vienen monitoreando la situación ambiental del vertedero municipal de Cambalache de manera constante. Esta fundación tiene como objetivo asesorar al Estado venezolano en materia ambiental y trabajar en conjunto para darle solución a la problemática actual. Actualmente la Fundación no ha podido reunirse con la Cámara Municipal para aportar posibles soluciones a la problemática ambiental.

Datos de Interés sobre el vertedero municipal en Cambalache
  • El vertedero de Cambalache ubicado a 1.250 metros al sur del río Caroní y a 1.350 metros al suroeste de la Laguna de Cambalache
  • Un promedio de 500 toneladas de desechos domésticos, comerciales e industriales, sin contar con los desechos hospitalarios y de laboratorio.
  • Inició operaciones en 1985, estimándose para la época una vida útil de 12 años, con un periodo provisional de 3 años.
  • No hay extracción de los gases que se generan por la descomposición de los desechos orgánicos y que los lixiviados, no son drenados técnicamente, sino que se dirigen a un caño cercano, que descarga en el río Orinoco. (Investigación realizada por la UNEG).

Creado por: Fernando Arellano, Emily Guillen y Génesis Sosa.
Ciudadanía y Poder – Sección T2

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada